Para los amantes de la naturaleza, qué mejor para estas fiestas navideñas que armar un árbol natural en casa.

Las plantaciones forestales dedicadas a la producción de árboles de navidad son negocios ambientalmente sostenibles y económicamente rentables, además de favorecer la recuperación de suelos forestales, la provisión de servicios ambientales y la reactivación económica de las zonas rurales donde se establecen, dada la generación de ingresos directos y empleos indirectos creados en torno a la actividad.

Ya sea que quieras cultivarlo o comprarlo en un vivero, tener un árbol vivo para decorar estas fiestas es una experiencia que enriquece el alma. Di sí a la naturaleza, y olvídate por un rato de la fiebre del consumo, con tu árbol de Navidad vivo y fresco en casa.

Se sabe que en los países del norte comprar árboles de Navidad en “granjas” es una costumbre de larga data. Sin embargo, los ambientalistas han hecho repetidas observaciones sobre cuántas veces estos árboles, comprados para las fiestas, terminan abandonados y generalmente en la basura. Por eso, si estás pensando en cultivar o adquirir un árbol de navidad natural, es bueno que sigas algunos consejos para su supervivencia y conservación.

Cultivo de árboles de navidad: especies.

Las especies de árboles que se usan con más frecuencia como símbolo navideño son el pino, el abeto y la picea; todas ellas de la familia de las pináceas y coníferas endémicas de países nórdicos como Reino Unido, Escocia, Noruega, etc.

Son especies difíciles de plantar a partir de semilla, por lo que se recomienda hacerlo a partir de tallos o gajos. Estos pequeños brotes de coníferas o pinos requieren de muchos cuidados: principalmente sombra y humedad adecuada antes del trasplante.

Si la vas a cultivar en maceta, busca una que sea muy profunda, para darle espacio a las raíces. A su vez, asegúrese de que su árbol de Navidad tenga un buen drenaje. De hecho, estas plantas crecen mejor en suelos bastante arenosos.

Cuidando tu árbol de Navidad

Si compras tu pino, abeto o abeto de Navidad directamente en el vivero, debes tener en cuenta algunos cuidados para que tu planta siga su desarrollo de forma saludable. Ten en cuenta que cada año tu árbol necesitará renovar su maceta para seguir creciendo, hasta el momento de trasplantarlo a la tierra.

No riegues demasiado tu árbol de Navidad y dale sol. Para enriquecer el suelo, añade sustrato de humus de lombriz y compost casero. Otra recomendación es girar la maceta sobre su eje para que sus ramas crezcan uniformemente. En el caso de los hongos -dado que es una especie muy propensa a estos gérmenes- te vendría bien adquirir cápsulas fungicidas, que son sencillas de aplicar ya que se colocan directamente sobre el suelo.

Vía: señor planta