Si quieres disfrutar de unos buenos huevos, echa un vistazo a las 9 formas que te traemos en este artículo sobre cómo preparar huevos de forma rápida y sencilla.

El huevo se puede preparar en varias presentaciones, también es muy útil en la presentación de un plato, pero ¿cuáles son las propiedades del huevo?

Fritos, revueltos, tiernos, en postres, cremas o salsas. las posibilidades
para disfrutar de los huevos en la cocina son numerosos. Su sabor, sus propiedades
para cocinar y el valor proteico que tienen los convierten en uno de los
imprescindible en nuestra dieta y difícil de sustituir en la cocina.

Según muchos expertos, para una dieta equilibrada es necesario tomar dos
raciones de alimentos ricos en proteínas: carne (ternera, cerdo, cordero, pescado y aves), verduras o huevos.

El huevo es uno de los alimentos más versátiles que podemos encontrar, ya que se adapta fácilmente a diferentes preparaciones, combinaciones, usos y recetas, además de ofrecer grandes beneficios, ya que es un ingrediente básico que aporta muchas propiedades que se pueden aprovechar de inmediato. preparar y presentar un plato.

Sus preparaciones se adaptan a todo tipo de ingredientes: dulces y salados. Aquí hay algunas maneras de cocinar huevos.

1. HUEVOS EN EL PLATO

Es una receta algo “vieja”, como dice mi hijo, pero su preparación es muy sencilla. Se preparan al horno, en olla individual, solos o con otros ingredientes como jamón, guisantes, chorizo, etc. Póngalos en el horno y déjelos hornear durante 10-12 minutos. La clara de huevo debe ser blanca y la yema blanda.

2. HUEVOS COCIDOS

Los huevos cocidos se utilizan para rellenar, decorar, recubrir. Se pueden añadir a diversos platos como ensaladas, sándwiches, etc. Su preparación es muy sencilla, añade los huevos al agua hirviendo con cuidado y deja que se cocine durante 10-12 minutos. Si es posible, es mejor sacar los huevos de la nevera un poco antes para que no haya demasiado contraste de temperatura.

3. HUEVOS A LA PARRILLA

Los huevos se hacen directamente en una placa caliente y engrasada. Cocinados de esta manera, los ingleses los consumen principalmente para el desayuno.

4. HUEVOS FRITOS

Es una de las formas más comunes de preparar los huevos. Se sumergen en aceite muy caliente hasta que los bordes de la clara estén dorados, formando un “cordón”. Algunas personas prefieren la yema blanda pero a mí personalmente me gusta más cocida, por eso le agrego aceite caliente a la yema con ayuda de la paleta durante el proceso. Si quieres que la yema esté tierna, puedes echar primero la clara y cuando esté bien cocida, ¡agrega con cuidado la yema por encima!

5. HUEVOS POCHE

Se cocinan en una sartén con agua y un poco de vinagre. La yema se cubre con la clara formando una especie de torta blanca de textura frágil.

6. HUEVOS DULCES

Se hierven en agua con sal con la cáscara el tiempo justo, 4 o 5 minutos, para que al romperse la clara esté casi coagulada y la yema quede cremosa, por lo que se puede comer con cuchara. Esta forma de cocinar los huevos es tradicional en los desayunos ingleses, pero hoy en día los más pequeños prefieren los huevos a la plancha.

Cuando yo era pequeño, hace entre 40 y 50 años, la gente cenaba con pan.

7. HUEVOS AHUMADOS

Los huevos son batidos y cuajados a baja temperatura, enriquecidos con mantequilla o nata líquida. Suelen servirse para acompañar otros platos. También se comen comúnmente para el desayuno inglés (“huevos revueltos”). Los ingleses bordan esta preparación.

8. HUEVOS EN LA TORTILLA

Este es un plato muy popular a nivel nacional, pero famoso internacionalmente. Podemos preparar una tortilla de diferentes formas: francesa, española (con patatas) y tortilla con cualquier añadido que nos de la imaginación (pimientos, atún, queso, ajetes, jamón, etc.)

9. “NUBE DE HUEVO”

Con esta preparación te conseguí!! Al menos para algunos de ustedes. La etiqueta de “huevos de nube” se ha convertido en un fenómeno de Instagram, e incluso algunos periódicos de prestigio se han hecho eco de esta tendencia gastronómica (Telegraph, Independent, etc.). Una nueva forma de cocinar huevos.

Basta con batir las claras de huevo, sazonar con sal y pimienta y hornear durante tres minutos a 230º. A continuación, añadimos la yema y dejamos otros tres minutos a la misma temperatura. Como no se utiliza ni una gota de aceite para prepararlo, puedes añadir un poco de queso (parmesano, suizo o gruyere) para potenciar el sabor a “nube”. Por cierto, en Instagram puedes ver varias propuestas para acompañarlo, desde tostadas, aguacates, espinacas y sobre todo tocino. ¿Qué queda de la foto?

3 cosas que quizás no sepas sobre los huevos

  1. Para saber si un huevo está viejo basta con sumergirlo en agua y si se queda en el fondo es fresco. Si por el contrario flota, no coma. A medio camino entre flotar y no flotar, el huevo está maduro pero se puede comer.
  2. Si haces huevos duros con huevos ya maduros, de pocos días, se pelarán mejor.
  3. Quando você preparar um ovo cozido, não deixe a água ferver, é melhor fazê-lo em fogo baixo, sem bolhas, a uma temperatura entre 80º e 85º, e assim você evitará quebrá-lo e a clara e a gema apresentará uma textura melhor Y tú no. Estarán secos y gomosos.