Introducción a la protección de cultivos agrícolas contra malezas.

Las malas hierbas afectan el crecimiento de las plantas que las rodean al competir por los nutrientes, el suelo, el agua y el espacio. En el caso de plantas más pequeñas o más jóvenes, algunas malezas incluso superan a las partes jóvenes de las plantas. Las malas hierbas son un crecimiento vegetal indeseable en un área cultivada o en un parche. Las malezas no solo afectan los cultivos, sino que pueden causar problemas innecesarios a toda la finca. El manejo efectivo de malezas requiere la identificación de especies relevantes y una comprensión de sus características biológicas. Las malezas pueden ser un problema importante en la producción de cultivos porque tienden a reducir el rendimiento de los cultivos al aumentar la competencia por el agua, la luz solar y los nutrientes, al mismo tiempo que sirven como planta hospedante de enfermedades y plagas. En este artículo, también abordamos los temas que se enumeran a continuación;

  • Por qué controlar el crecimiento de malezas
  • Categorías generales de métodos de control de malezas
  • Métodos de protección de cultivos agrícolas contra malezas.
  • ¿Cómo protegen los agricultores los cultivos de las malas hierbas?
  • Consejos para un control eficaz de las malas hierbas

Una guía paso a paso para proteger los cultivos de las malas hierbas

En agricultura, el control de malezas es importante. Algunos métodos de control de malezas son el cultivo manual con azadones, el estofado con mantillo y marchitamiento letal a alta temperatura, y el control químico con herbicidas (herbicidas). Y recuerde siempre que el mejor momento para matar las malas hierbas es el comienzo de sus vidas cuando son más débiles. Si dejamos una mala hierba por mucho tiempo, se vuelve más resistente, lo que dificulta su eliminación. Las malezas tienen una ingesta mucho mayor de nutrientes y humedad cuando están creciendo activamente, por lo que si rociamos en este punto, su ingesta de químicos será mayor, lo que nos traerá los mejores resultados.

¿Por qué el control de malezas o Protección de cultivos agrícolas contra malezas. ¿Importante?

Las malas hierbas pueden causar ciertos problemas y restringir el crecimiento de las plantas. Por tanto, es muy importante utilizar un herbicida para controlar las malas hierbas. Si no se controla, las malas hierbas pueden competir con otras plantas por nutrientes, espacio, agua y suelo, restringiendo así el crecimiento de las plantas. Algunas especies de malezas también pueden obstruir las tuberías de drenaje.

Algunas malas hierbas también sofocan ciertas partes de la planta, especialmente las jóvenes. Las malas hierbas no controladas impiden el movimiento de varios tipos de máquinas utilizadas para el cultivo. En presencia de malezas, es posible que se requiera más trabajo manual para trabajar en la tierra. Las malas hierbas aíslan la superficie del suelo formando una capa y aumentan el riesgo de heladas. Pueden convertirse en medios hospedadores de varios tipos de enfermedades y plagas. Por lo tanto, se recomienda comprar un herbicida para deshacerse de las malas hierbas de aspecto poco atractivo.

Las malezas pueden restringir el crecimiento de las plantas y es bueno usar agentes de control de malezas, porque si las dejamos en paz, las malezas pueden luchar contra otras plantas por espacio, suelo, agua y alimento. Las malas hierbas también pueden crecer y bloquear las tuberías y cualquier otra cosa que esté enterrada o plantada bajo tierra.

Algunas malezas sofocan los cultivos jóvenes y otras que intentan crecer de manera saludable. Las malas hierbas que quedan pueden dañar las cortadoras de césped y otras herramientas eléctricas de jardín. Algunas malas hierbas son más difíciles de arrancar del suelo que otras. También se pueden usar como área para el crecimiento de enfermedades y plagas, por lo que es mejor eliminar estas malezas tan pronto como las vea. No quieres que crezcan demasiado.

Periodo critico Protección de cultivos agrícolas contra malezas.

Período crítico de control de malezas como un intervalo en el ciclo de vida de un cultivo cuando el cultivo debe mantenerse libre de malezas para evitar la pérdida de cultivos. Si las malas hierbas se controlan durante el período crítico, las malas hierbas que aparecen más tarde no afectarán el rendimiento del cultivo y se pueden controlar antes de la cosecha y la mala hierba se puede quemar y secar el cultivo. Algunos cultivos hortícolas son sensibles a la competencia con las malas hierbas y deben evitar que las malas hierbas se siembren hasta el final de su período crítico sin malas hierbas. Si el cultivo está libre de malezas durante el período crítico, generalmente no habrá reducción en el rendimiento. Las malezas que aparecen después de un período crítico sin malezas no afectarán el rendimiento de los cultivos, pero los esfuerzos de control después de este tiempo pueden agilizar la cosecha o reducir los problemas de malezas en cultivos perennes.

Periodo crítico libre de malas hierbas para cultivos hortícolas

Manzanas, nueva siembra – durante mayo y junio

Manzanas, rodamiento: brotación en los 30 días posteriores a la floración

Remolacha – 2-4 semanas después de la emergencia

Repollo, casi – 3 semanas después de la siembra.

Zanahorias – 3 a 6 semanas después de la aparición

Pepinos, encurtidos – 4 semanas después de la siembra.

Lechuga – 3 semanas después de plantar

Cebollas – toda la temporada

Patatas – 4 semanas después de la siembra

Calabaza – Las siembras tempranas compiten mejor

Fresas – durante mayo y junio

Tomates frescos – 36 días después del trasplante

Tomates, inoculados – 9 semanas después de la siembra

Categorías de métodos de control de malezas para proteger los cultivos agrícolas de las malas hierbas

El control de malezas en el cultivo de forrajes requiere una amplia gama de técnicas. Métodos de control de malezas clasificados en uno o más de los cinco tipos principales. Las cinco categorías generales de control de malezas son;

  1. Control preventivo de malezas
  2. Control de malezas culturales
  3. Control mecánico de malezas
  4. Control biológico de malezas
  5. Control químico de malezas

1. Control preventivo de malezas

La prevención es crucial en el manejo de malezas. La infestación de malezas, que se ha convertido en un campo y ha aumentado con el tiempo, puede requerir métodos de control más costosos. Algunos ejemplos de control preventivo de malezas pueden ser el uso de semillas certificadas libres de malezas, solo el transporte de heno libre de malezas y el tamizado para prevenir malezas. Se refiere a cualquier método destinado a prevenir el establecimiento de malas hierbas en un cultivo.

2. Métodos de cultivo para regular el crecimiento de malezas

Las malezas se consideran oportunistas e invasoras; es por eso que el control cultural o la creación de vegetación competitiva y deseable ayuda principalmente a prevenir la propagación de malezas. Se considera que el método de control cultural es muy eficaz para proteger las malas hierbas. Ejemplos de control de malezas en los cultivos son la rotación de cultivos, el uso de especies forrajeras bien adaptadas, evitar el pastoreo excesivo de pastos o pastos y el mantenimiento de una buena fertilidad del suelo.

3. Métodos manuales / mecánicos de control del crecimiento de malezas

La perturbación física por equipo agrícola o ciertas actividades físicas está bajo el control mecánico de la maleza. El éxito de los métodos en esta categoría varía según el ciclo de vida de las especies de malezas objetivo. El control mecánico de malezas consiste en el uso de equipos agrícolas para controlar las malezas. Las dos técnicas de control mecánico utilizadas son la labranza y la siega.

Algunos métodos manuales y mecánicos de control de malezas son arrancar, cortar y otras plantas dañinas que se pueden usar para controlar algunas especies de malezas, especialmente si la población es relativamente pequeña. Es una labor intensiva y puede resultar cara si no se dispone de mano de obra comunal barata. Sin embargo, es muy ecológico y puede usarse en combinación con otros enfoques para el control de malezas.

4. Métodos biológicos para la regulación del crecimiento de malezas.

El control biológico de malezas se define como cualquier técnica que implique el uso de sustancias vivas que son supresores naturales del crecimiento de malezas. Las sustancias vivas, como los animales de pastoreo, los insectos, los hongos o las bacterias, se utilizan no solo para controlar las malas hierbas sino también para controlar la germinación de las semillas. Los insectos se utilizan en el control biológico de malezas y se pueden denominar control biológico de insectos o manejo integrado de plagas (MIP). Entre los muchos insectos utilizados en el manejo integrado de plagas se encuentran la polilla del ron, el escarabajo tanaceto y el escarabajo crisolira. Algunos ejemplos de métodos biológicos de control de malezas son las ovejas para controlar la picea o el arbusto de hoja caduca, la manzanilla y el uso de cabras para controlar los arbustos en los pastos.

5. Métodos químicos de regulación del crecimiento de malezas

La aplicación de productos químicos (herbicidas) a las malezas se denomina control químico de malezas. Se considera que los herbicidas son el método más eficaz y eficiente en el tiempo de métodos químicos de control de malezas. Algunos herbicidas están formulados para no dañar los cultivos de malezas circundantes. El control químico es un método eficaz de control de malezas. Actualmente se encuentran disponibles en el mercado muchos productos químicos para el control de malezas.

El paso principal para el control exitoso de las malezas es la identificación de las especies de malezas presentes. Las malas hierbas de un año se destruyen muy fácilmente cuando son plántulas pequeñas y cuando las condiciones favorecen un crecimiento rápido. Sin embargo, en estas condiciones, los cultivos también se dañan fácilmente. Los herbicidas selectivos deben controlar las malas hierbas con poco o ningún daño a los cultivos.

El momento y la tasa de aplicación son importantes en el control químico de malezas. Una fumigación inadecuada conduce a un control deficiente de las malas hierbas y daños en los cultivos. Ningún cultivo es completamente resistente a las lesiones por herbicidas y demasiados productos químicos pueden dañar el cultivo.

Protección de cultivos orgánicos contra malezas o métodos de malezas en agricultura orgánica

Hay varios métodos disponibles para controlar las malezas en la agricultura orgánica, algunos de los cuales se discutirán a continuación;

1. Segar y cortar

Cortar y podar puede ralentizar la producción de semillas y limitar el crecimiento de malezas. Esto no se aplica a todos los tipos de cultivos. Es una forma eficaz de controlar las malas hierbas, especialmente cuando hay entre un 2 y un 5% de floración. Incluso si esta hierba en particular se corta antes, puede volver a brotar rápidamente. La siega es una medida de supresión de interferencias que puede evitar la producción de semillas. La maleza volverá a crecer y la semilla se ajustará desde una altura reducida, por lo que el método de control combinado debería ser eficaz.

2. Acolchado

Esta es una de las mejores formas de proteger los cultivos de las malas hierbas. El mulching es otro método de control de malezas que se puede realizar en áreas relativamente pequeñas. No puede controlar algunas malezas perennes, especialmente aquellas cuyos suministros de alimentos continúan creciendo a pesar del mantillo. Cubrir la superficie del suelo con mantillo adecuado;

  • Reducir la germinación de semillas de malas hierbas.
  • Sombree y evite físicamente las malezas emergentes.
  • Mejorar el desarrollo y la competitividad de los cultivos manteniendo la humedad del suelo.

Los mantillos contribuyen al control de malezas en cultivos orgánicos al bloquear el crecimiento de malezas y reducir la germinación de semillas de malezas. Hay varios tipos de mantillos y se pueden dividir en sintéticos y orgánicos. Los mantillos orgánicos, como la paja, suprimen las plántulas de malezas anuales, ahorran humedad y agregan materia orgánica cuando se desintegran, pero su aplicación requiere más mano de obra.

Capa de mulching para el control de malezas en cultivos. (Fuente de la imagen: Pixabay)

Buenas fuentes de mantillo incluyen astillas de madera, abono, recortes de césped y paja. Asegúrese de no poner heno, que puede tener muchas semillas no deseadas. También puede colocar telas de tierra, periódicos, cartón, jardinería u otro material grueso en el suelo para evitar que crezcan las malas hierbas. Esto es útil en los senderos del jardín antes de colocar grava, piedra o astillas de madera. Puede utilizar heno, césped o astillas de madera como abono. Esto cubrirá el suelo u otras cubiertas, como recortes de periódicos. Esto puede evitar que la luz del sol pase a través de la maleza para su nutrición. Se aplica mantillo a la superficie del suelo para proteger o mejorar el área cubierta.

3. Solarización para el control de malezas

La solarización del suelo consiste en cubrir la superficie del suelo desyerbado con una lámina de plástico transparente y pesada. Funciona a pleno sol y en climas cálidos, donde el calor se acumula debajo de la lámina. Deje la hoja en su lugar durante 4 a 6 semanas y retírela solo después de que todas las malezas estén marrones y secas. Para una mayor eficacia, hasta que el suelo saque a la superficie semillas de malezas, y déjelas germinar antes de la solarización.

La solarización puede ser un método eficaz para controlar malezas como el pasto Bermuda, la hierba de San Juan y otras malezas anuales. Tenga en cuenta que algunas de estas malezas tienen un sistema radicular extenso y mucha germinación, incluso después de haber estado expuestas a temperaturas muy altas. Se requieren varios intentos de eliminación solar del área. Eventualmente, puede llevar varios meses estar listo para plantar, pero no ha utilizado productos químicos para controlar estas malezas problemáticas.

4. Competencia en cereales

Una forma eficaz de regular el crecimiento de malezas es producir cultivos altamente competitivos. El uso de semillas intensivas y de alta calidad, equipo de siembra bien establecido, fertilidad óptima del suelo, buena escorrentía y altura del suelo y una preparación adecuada del suelo conducen a un crecimiento rápido e intensivo de los cultivos.

5. Saneamiento

El uso de semillas limpias evitará problemas con nuevas malas hierbas. Cortar las malas hierbas alrededor de los bordes del campo o después de la cosecha evita que se siembren las malas hierbas. Las prácticas culturales pueden mejorar las condiciones del suelo al permitir un control mecánico más eficaz, pueden adaptar las especies de malezas a aquellas que son más fáciles de controlar, y las prácticas culturales para el control de malezas pueden producir cultivos orgánicos de alta calidad, fuertes y de alto rendimiento.

6. Deshierbe

es uno de los mejores métodos para proteger los cultivos de las malas hierbas. Arrancar las plantas tirando de ellas también es un método eficaz para prevenir la propagación de malezas herbáceas y flotantes. Esto es eficaz en algunos arbustos, plantas anuales y enraizadas. Si no se atreve a hacerlo manualmente, las poderosas herramientas para la maleza pueden ser la clave para la maleza. Los principales beneficios de tirar incluyen un daño mínimo a las plantas circundantes, bajo impacto ambiental y bajos costos. Sin embargo, puede ser largo y laborioso y su efecto se manifiesta en áreas relativamente pequeñas.

Dos tipos de métodos de extracción de malas hierbas son la extracción manual y la extracción con herramientas. La extracción manual se usa para tratar las malezas en áreas pequeñas porque es más fácil de planificar e implementar. Arranque con cuidado las malas hierbas para evitar tocar el suelo. La alteración del suelo puede proporcionar un lugar para la germinación y el crecimiento de malezas.

Protección de cultivos agrícolas contra malezas. con Cultivos de cobertura

Un método para prevenir el enraizamiento de malezas en el campo es usar cultivos de cobertura. Los cultivos de cobertura como las gramíneas y las legumbres también pueden ayudar a los agricultores a utilizar fertilizantes y productos fitosanitarios de manera más eficiente durante la temporada de crecimiento. El régimen de cultivos de cobertura tiene el potencial de aumentar la materia orgánica del suelo, lo que conduce a una mejor estructura y estabilidad del suelo y una mayor capacidad para crecer y retener humedad y nutrientes. La materia orgánica que queda de cultivos de cobertura anteriores puede aumentar la infiltración de agua y reducir la evaporación para mantener el agua donde los cultivos la necesitan.

Los cultivos de cobertura tienen muchos beneficios para el sistema de agricultura orgánica, como protección contra la erosión del suelo, mejora de la estructura del suelo, aumento de la fertilidad del suelo y control de malezas. Los cultivos de cobertura se pueden utilizar de diversas formas para controlar las malas hierbas. Muchos cultivos de cobertura liberan aleloquímicos al suelo que previenen o inhiben el crecimiento de plántulas de malezas. Los cultivos de cobertura pueden aumentar la vitalidad y, por lo tanto, el control de malezas del próximo cultivo, aumentar la disponibilidad de nutrientes o mejorar las condiciones del suelo.

Estrategia de manejo integrado de malezas para cultivos específicos de hortalizas

Algunas áreas agrícolas desarrolladas han desarrollado sistemas integrados de manejo de malezas. Algunas estrategias generales son;

Zanahorias y apio – Las zanahorias controlan las malas hierbas cuando se combina el interorden, densidad de población, cultivo de un herbicida. El cultivo previene la quema de raíces de zanahoria verde o raíces de zanahoria verde arrojando el suelo a través de las raíces.

Cultivos de calabaza – El control de malezas en los cultivos de calabaza significa planificar e integrar varios procedimientos. Muchos cultivadores practican gérmenes rancios seguidos de cultivo, excepto durante períodos excesivamente húmedos. El espaciamiento entre las filas, que aumenta el desarrollo y cultivo del refugio, puede complementarse con la aplicación del herbicida en varios cultivos.

Cultivos de hojas (lechuga, escarola, espinaca) – La lechuga directa requiere varios cultivos y dilución manual o eliminación de malezas, mientras que la lechuga trasplantada madura dentro de los 45 días después de uno o dos cultivos con menos malezas manuales.

Ajo y cebolla – El ajo requiere un perfecto control de las malas hierbas. Los cultivadores inspeccionan toda la vegetación de malezas inmediatamente antes de la emergencia del cultivo, aplican un herbicida selectivo al suelo para controlar las malezas en invierno y se llevan a cabo tratamientos adicionales en primavera de acuerdo con la infestación específica de malezas. En los cultivos de cebolla, los herbicidas selectivos combinados con el cultivo frecuente se combaten sobre las malas hierbas. Los cultivos de cobertura de invierno mejoran la protección del suelo y las malezas.

No debes perderte esto: Abono verde en agricultura ecológica.