La humita es una de las comidas tradicionales más refinadas y delicadas de Perú, Bolivia, Chile, Ecuador y típica de nuestro noroeste argentino. Es una comida con un carácter muy original, ya que se prepara con maíz y calabaza criolla, pimiento o pimentón, aunque también lleva cebolla y queso fresco.

La costumbre de comer humita a base de maíz criollo depende de la época o época de cosecha del maíz en nuestro noroeste, de enero a mayo. Luego se corta la producción hasta octubre, cuando empieza a bajar el maíz desde Jujuy hacia el sur, porque ahí es donde se dan las primeras cosechas.

Así se obtienen los maíces criollos o blancos recién cosechados, y son baratos por bolsa, pero luego hay que hacerlos con maíces híbridos que se compran en los supermercados, que son más caros y se venden por unidad. La criolla se vuelve una humita espesa, y hay que agregarle un poco de agua o leche. En lugar del híbrido, amarillo, es más dulce y se forma una humita más acuosa, por lo que no es necesario echarle agua encima.

Ingredientes

8 porciones

  1. 1 calabacín “boniato” o calabacín de 1,5 kg aprox.
  2. 8 callos grandes
  3. 3 cebollas medianas
  4. 1/2 pimiento rojo
  5. 1 cebollino verde
  6. 100 g de mantequilla (total)
  7. 1 cucharadita de aceite de girasol
  8. 2 dedos de agua (cuando estemos en la sartén)
  9. 1 taza de leche
  10. 1 diente de ajo grande
  11. con comino
  12. c/n pimentón dulce
  13. sin sal
  14. con pimienta
  15. Solo una pizca de pimienta negra.
  16. servir
  17. 1/4 kg de requesón en cubos
  18. 1 manojo de perejil fresco picado

pasos

  1. Cocine la calabaza; para que no suelte liquido en la humita tenemos que hacer esto antes. Lo llevé al horno en trozos grandes, en una fuente ligeramente engrasada con aceite, con cáscara y todo. Tarda unos 40 minutos en horno medio y sabemos que está lista para hacer puré cuando la pinchamos fácilmente con un palillo. Deja que se enfríe en el plato.
  2. Mientras se cocina la calabaza, podemos aprovechar para picar la cebolla blanca, el pimiento, el pimiento verde y el diente de ajo todo en dados, lo que se llama picado en “brunoise” (si lo pones en la batidora pierde el textura en mi opinión)
  1. El maíz… Aquí está el secreto. Bien lavados y sin pelo, crudos, cortamos las paredes de los granos y dejamos literalmente el maíz “cuadrado”. Calcula cortar la mitad del grano y dejar la otra mitad pegada al mar. (No desperdiciemos, no tengamos miedo.)
  2. Los marlos: con ayuda de un rallador mediano limpiamos los marlos, tallando con cuidado para quitar solo el principio del grano y la semilla, notamos que obtenemos un almidón muy cremoso y valioso para la consistencia de nuestra humita, por favor no extraño esto. Hacer la rallada en un bol que recoja todo.
  3. Volvemos a la calabaza: quitamos la piel a los trozos de calabaza cocida y la ponemos en un bol (si algunas partes están bien caramelizadas, ¡mejor! el asado le da sabor, no la quites. Queda firme y seca.
  4. Para la sartén: en una sartén antiadherente alta, colocar 75g de la mantequilla a derretir y un chorrito de aceite de oliva. Sofreímos la cebolla, el verdeo, el pimiento y el ajo picados
  5. Cuando lo veamos tostado y salga un olor fuerte, agregar 2 tazas de agua natural y agregar los elotes (los granos y el elote rallado con todo su jugo) revolver constantemente hasta que hierva
  6. Agrega el puré de calabaza, la leche y todos los condimentos (pimentón, comino, pimienta, una pizca de guindilla y sal) ¡¡Llegó el momento de probarlo después de quemado!!.. Remueve siempre hasta que empieces a hacer los globos (como polenta) ) Tapar para evitar salpicaduras y bajar al mínimo removiendo cada 3 minutos hasta un máximo de 20 minutos. Apagar el fuego y retirar. Ponga los 25g restantes de mantequilla (para que brille) déjela reposar durante 5 minutos tapada, luego revuelva y sirva.
  7. Colocar en un plato hondo, o cazuela (para mantener caliente) servir con cubitos de queso crema y perejil.

Vía: cookpad