El sistema de riego por goteo es uno de los más eficientes, pudiendo alcanzar una eficiencia de aplicación del 80/90%. Tiene una aplicación eficiente ya que se desperdicia muy poca agua y esto es importante tanto desde el punto de vista ambiental como económico.

En el primer caso, porque el hombre alteró su calidad y distribución debido a su uso indiscriminado, a pesar de ser consideradas renovables. Y en el segundo caso, porque cada litro que se riega cuesta dinero (ya sea electricidad, construcción de canales, etc.), de esta manera al utilizar la misma cantidad de agua se genera un mayor rendimiento.

En jardines urbanos Es una herramienta muy útil porque se adapta a los diferentes sistemas de bombeo residenciales, donde el caudal y la presión del agua pueden llegar a ser limitantes para instalar otro tipo de riego.

Es importante que hagamos un uso responsable y eficiente del agua a la hora de regar huertos y jardines y el sistema de riego por goteo nos permite ahorrar entre un 40 y un 60% de agua. Un sistema de riego automático por goteo es un método de riego cómodo, sostenible y fácil de instalar tanto en huertas como en jardines.

Él riego por goteo Consiste en colocar unos tubos en fila cerca de los tallos de las plantas y a través de los goteros que se introducen en los tubos o cañerías, el agua fluye gota a gota de forma constante o durante un tiempo limitado, según lo programemos. Las tuberías pueden estar ligeramente enterradas o colocadas a poca profundidad en el suelo.

en tu tienda suministros agrícolas Puedes encontrar ambos kits preparados con todo lo necesario para instalar riego automático por goteo o puedes comprar las piezas habituales en función de lo que necesites.

Pero… ¿Qué beneficios ofrece un sistema de riego automático por goteo? ¿Cómo se diseña e instala? En este artículo te vamos a dar esta información para que puedas aprender más sobre el riego automático por goteo.

12 ventajas del riego automático por goteo

  • Ahorras tiempo y esfuerzo en el riego y puedes dedicarte a otras tareas en el huerto o jardín al tener la opción de automatizar el riego.
  • Ahorras agua y haces un uso más sostenible y eficiente de ella al ser un método de riego de bajo consumo para este bien preciado y limitado.
  • Se mantiene un nivel óptimo de humedad en el suelo, por lo tanto, las plantas reciben la cantidad de agua que necesitan, sin excesos ni carencias.
  • No hay erosión del suelo ni pérdida de macro y micronutrientes del suelo debido a la lixiviación o la escorrentía superficial.
  • El riego por goteo permite realizar la fertirrigación al mismo tiempo que el riego, es decir, añadir nutrientes al agua para mejorar la fertilidad del suelo o para prevenir y combatir plagas y enfermedades.
  • Las raíces de las plantas con riego por goteo tienden a crecer verticalmente o más profundas en lugar de horizontalmente o paralelas al suelo, accediendo a los nutrientes de las capas más profundas del suelo y almacenando más agua.
  • Se reduce la incidencia de enfermedades causadas por exceso de humedad (hongos) y problemas radiculares (asfixia radicular).
  • Como las partes aéreas de las plantas (hojas, flores, frutos, etc.) no se mojan, no hay problemas de que se quemen con el sol una vez mojadas o de que aparezcan plagas y enfermedades.
  • Como podemos programar y automatizar el riego, este sistema es ideal para cuando no podemos atender la huerta o el jardín o irnos de vacaciones y nuestras plantas siguen recibiendo agua.
  • Puedes personalizar el sistema de riego por goteo y adaptarlo a tus necesidades, utilizando desde el sistema más básico y sencillo hasta un sistema más complejo y profesional.
  • Un sistema de riego por goteo se puede utilizar y adaptar a todo tipo de huertas y jardines: en grandes superficies en el suelo, en huertos urbanos en macetas y jardineras, en mesas de cultivo, en jardines verticales, etc.
  • Al limitar el área de riego a las plantas que queremos cultivar, se reduce la aparición de plantas espontáneas o adventicias.

Cómo diseñar un sistema automático de riego por goteo

Si estás planificando tu huerto o jardín, el sistema de riego que vas a implementar es muy importante. En el caso del riego por goteo automático, podemos colocarlo una vez que tengamos el terreno listo para plantar o si ya tenemos las plantas. Por supuesto, para obtener los mejores resultados, agrupe las plantas según sus necesidades de riego.

Mide el perímetro de la zona del jardín o huerto donde quieras instalar tu sistema de riego por goteo, dibújalo en tu cuaderno de campo y calcula los metros de tubería y demás herramientas que puedas necesitar. Un sistema automático de riego por goteo incluye las siguientes partes:

  • Tubo o tubería: que transportará el agua hasta las plantas.
  • Microtubo: conectar el tubo con la maceta o plantas que queramos regar.
  • Goteros: pequeñas piezas que se introducen en los tubos por un extremo y por el otro sale el agua que irá a regar las plantas (los tienes arriba a la derecha, en negro y naranja)
  • Punzón: para hacer los agujeros en el tubo en el que pondremos los goteros.
  • Codos: se utilizan para hacer esquinas (en el primer rectángulo, arriba)
  • Eslabones: son similares a los codos y sirven para unir varios tubos, pueden ser en forma de té o de cruz (en la parte inferior).
  • Reductor de presión o válvula de seguridad: para que el agua tenga una presión óptima dentro del tubo y pueda fluir correctamente.
  • Tapón final: se coloca al final de la tubería.
  • Programador: se conecta al grifo o depósito de agua y al tubo. Sirve para regular el riego y programar, por ejemplo, la frecuencia con la que regar (una vez al día, cada dos días, una vez a la semana…) o durante cuánto tiempo queremos que esté regada.
  • La toma de agua puede ser en un grifo o en un tanque de agua.

Puedes programar los riegos una o varias veces al día, cada tres días, una vez a la semana, etc. dependiendo de varios factores: las necesidades hídricas de las plantas, si es verano o invierno, si vives en una zona con clima seco clima y poca pluviosidad o con un clima más húmedo por las lluvias…

Cómo instalar un sistema de riego por goteo automático

Preparar y tener a mano todos los utensilios y herramientas del kit del sistema de riego automático. Verás que la instalación es muy sencilla.

Una vez que haya medido las áreas donde desea instalar el riego automático por goteo, incluido el punto de toma de agua o el depósito, corte cuidadosamente los tubos con unas tijeras de jardinería. Une los tubos con los codos en el caso de las esquinas o con las tes y cruces. Esto es muy sencillo, solo tienes que presionar y girar los eslabones para introducirlos en el tubo. Recuerde colocar la tapa del extremo al final del tubo.

Haz los agujeros con el punzón en el tubo e introduce los goteros.

En el caso de los huertos urbanos, colocar el microtubo en los goteros o en los enlaces (hay diferentes formas de hacerlo) y llevar el microtubo a la maceta, jardinera o mesa de cultivo y fijarlos con las estacas. En los microtubos colocaremos los goteros que necesitemos.

Unir el manorreductor o regulador de presión y este al programador que finalmente se acoplará a la toma de agua o al depósito de agua.

Ya tienes tu sistema de riego por goteo listo para empezar a funcionar.

Dos ejemplos de riego por goteo en macetas o bolsas de cultivo:

A la derecha hemos conectado los microtubos al tubo principal y los hemos colocado en las bolsas de cultivo con los goteros, mientras que en la foto de la izquierda podéis ver que simplemente se colocan los tubos con sus correspondientes goteros en cada maceta.

2 comentario

patricia fenoglio
20/08/2018 – 07:48

Hola felicidades por todas las notas, son muy interesantes y variadas, sigue así!!


Responder

MIGUEL ROSENDO
28/10/2018 – 00:36

Muy buenos artículos, con excelente información.


Responder